Continuando con la serie de telegramos famosos, publicamos hoy la historia del telegrama que Lenin dirigió a los comunistas de Penza el 11 de agosto de 1918.

Durante el verano de 1918 y a causa de la guerra civil, muchas ciudades centrales de Rusia, quedaron desabastecidas de grano y cientos de miles de personas estaban al borde del hambre. El óblast de Penza era crítico en el suministro de alimentos a las ciudades, pero el gobierno utilizó medidas drásticas, como el embargo, para recoger el grano de los campesinos. El Comité Central envió a Yevgenia Bosh para supervisar la recolección de grano.

 

El 5 de agosto de 1918, estalló una revuelta campesina en el vólost de Kuchkino, del uyezd de Penza, en oposición a la requisición y pronto se extendió a las regiones vecinas. Mientras que el presidente del Sóviet de Penza, Kurayev se opuso al uso de la fuerza militar y argumentó que los esfuerzos de propaganda serían suficientes, Bosh insistió en el uso de las ejecuciones militares y en masa. El 8 de agosto de 1918, las fuerzas soviéticas habían aplastado la revuelta, pero la situación en la provincia se mantuvo tensa, y una rebelión, dirigida por miembros del Partido Social Revolucionario, estalló en la ciudad de Chembar. Lenin envió varios telegramas a Penza exigiendo medidas más duras en la lucha contra estos kulaks, campesinos e izquierdistas insurgentes del PSR.

Telegrama del 11 agosto de 1918

En particular, Lenin instruyó a los comunistas que operaban en el área de Penza con el siguiente telegrama.

11-8-18
Enviar a Penza

A los camaradas Kuraev,
Bosh, Minkin y
demás comunistas de Penza

Camaradas! La rebelión de los cinco volosts kulak se debe suprimir sin misericordia. El interés de la revolución entera exige esto, porque tenemos por delante ahora nuestra batalla decisiva final "con los kulaks". Necesitamos fijar un ejemplo.

1) Deben ahorcar (ahorcar sin falta, de modo que el público vea) por lo menos 100 kulaks notorios, los ricos, y los chupasangres.
2) Publiquen sus nombres.
3) Quitenles todo su grano.
4) Ejecuten a los rehenes - de acuerdo con telegrama de ayer.

Esto necesita ser llevado acabo de tal manera que la gente por centenares de millas alrededor verá, temblará, sabrá y gritará: ahorquemos y estrangulemos esos kulaks chupasangres.

Telegrafíenos reconciendo recibo y ejecución de esto.

Suyo,

Lenin

P.D. Utilizen a su gente más dura para esto.

 

Todavía se desconoce como se ejecutó realmente esta orden.

Fuente: Wikipedia, Archivo Lenin y otros.