Publicamos un interesante y muy de actualidad artículo sobre la enfermedad por Coronavirus de 2019, cuyo autor es Máximo Durán Ramos, delegado de la Asociación  de Amigos del Telégrafo en Valladolic, telegrafista y mádico.

================================================

La COronaVIrus Disease de 2019

La enfermedad por Coronavirus de 2019

En diciembre de 2019 se declaró un brote epidémico de neumonía de causa desconocida en Wuhan, provincia de Hubei (China) que, según Reporteros sin Fronteras, el día 20 de ese mes había afectado ya a más de 60 personas.

Sin embargo, según el Centro Chino para el control y prevención de enfermedades (CCDC), el 29 de diciembre un hospital en Wuhan admitió a 4 individuos con neumonía que trabajaban en un mercado de la ciudad.

El 31 de diciembre, las autoridades sanitarias de Wuhan informaron a la OMS que 27 personas habían sido diagnosticadas de “neumonía de causa desconocida” y que 7 estaban en estado crítico. La mayoría eran trabajadores del mercado mencionado antes. Para el 1 de enero de 2020 dicho mercado había sido cerrado y se sabía que la neumonía no era causada por el SARS, el MERS, gripe, gripe aviar ni otros virus respiratorios.

 

Para el 7 de enero de 2020 los científicos chinos habían aislado el virus causante de la enfermedad y realizaron la secuenciación del genoma, permitiendo a los laboratorios de diferentes países producir test de diagnóstico específicos vía pruebas PCR.

El 12 de enero, la OMS recibió el genoma secuenciado del nuevo virus causante de la enfermedad y lo nombró temporalmente 2019nCoV.

Así relata la Wikipedia el inicio de la Pandemia que más ha influido en los últimos 100 años en la vida del hombre.

En estos primeros compases se pusieron de manifiesto las características únicas de esta Pandemia, que trascendían el impacto meramente sanitario: Además de la enfermedad y los padecimientos físicos, las noticias y el tratamiento de los datos que se generaran iban a tener tanta influencia como la propia infección.

En este artículo, sin embargo, sólo vamos a repasar algunos aspectos de la Pandemia, relevantes desde el punto de vista preventivo, con el fin de ayudar al lector a tomar sus propias decisiones. Le recomendamos también ampliar su conocimiento con la ingente cantidad de textos de todo origen que ha surgido durante este año al calor de la Pandemia.

No se trata de un virus especialmente letal, su mortalidad no es superior al 3% (la del Ebola era del 50%), tampoco es más contagioso que otros virus, su número reproductivo (Ro) es de 1,5 a 3,5 (El Sarampión o la Tosferina tienen un Ro superior a 12). Pero sus características epidemiológicas lo hacen especialmente temible para la especie humana:

  1. Se transmite de persona a persona por inhalación directa de microgotas que se producen al hablar, con la tos, estornudos… o por contacto de las manos con superficies contaminadas, que luego tocan las membranas mucosas orales, nasales u oculares. También se puede transmitir por la saliva y posiblemente por la ruta fecal-oral.
  2. Toda la población es susceptible, por lo tanto, cualquiera puede albergar el virus, pero, precisamente por su baja letalidad, la mayoría de los portadores son asintomáticos ocon síntomas escasos y leves, por lo que la inmensa mayoría de los afectados no tiene conciencia de padecer la enfermedad (o de poderla transmitir). Hay que hacer notar aquí que, siendo la mortalidad general del 3%, ésta varía ampliamente según el tramo de edad, siendo del 0,3% entre 30-39 años y del 20% en los mayores de 80 años.
  3. A esto hay que añadir que el virus sobrevive razonablemente bien en las superficies contaminadas, siendo viable durante 3 horas en el papel, 24 horas en el cartón, 2 días en las superficies de madera, 2 días en la tela, 3 días en el plástico y 4 días en el cristal (a 20ºC aprox y 65% de humedad).
  4. No existe tratamiento eficaz conocido de la infección ni de sus complicaciones.

La Humanidad se enfrenta a un enemigo rápido, fuerte y tenaz, sin contrapartida eficaz conocida y que puede disfrazarse adoptando el aspecto más inofensivo que podamos imaginar: hijos, nietos, pareja, compañero de la oficina, incluso aquel señor tan amable que nos da los buenos días al salir de casa.

Por otra parte, esta Pandemia, como todas las que relata la historia, desde la plaga de Justiniano en el siglo VI de nuestra Era hasta la gripe española del siglo XX se acaba cuando se consigue evitar la circulación del virus, es decir, cuando se consigue la inmunidad de rebaño.

El concepto “inmunidad de rebaño” significa que el número de personas inmunes es superior al de personas susceptibles. Se calcula que ese número debe ser algo superior al 60% de la población, por lo tanto el fin de cualquier acción preventiva de salud pública debe tender a aumentar lo más posible el número de personas inmunes.

La inmunidad sólo se consigue por 2 vías: sobrevivir a la infección o recibir la vacuna.

En España, en los últimos estudios de seroprevalencia, se ha demostrado que sólo el 10% de la población había desarrollado inmunidad (evidentemente por haber tenido contacto con el virus), así que estamos muy lejos de la meta. Además, alcanzar la inmunidad de rebaño por esta vía supondría que 23 millones de españoles debería tener contacto con el virus, lo que implicaría también un número de muertes inasumible (690.000).

Por lo tanto, y hasta que exista y se pueda administrar una vacuna eficaz, la única medida a nuestro alcance es evitar el contacto con el virus y mantener al grupo de población susceptible lo más protegido posible. Las medidas de protección y aislamiento adquieren, por consiguiente, una importancia crítica.

La OMS ha publicado medidas preventivas para reducir la transmisión del virus que incluyen:

.Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón

.Al toser o estornudar, cubrirse la boca y la nariz con la cara interna del codo

.Mantener al menos 1 m de distancia de otras personas “particularmente aquellas que tosan, estornuden o tengan fiebre”

.Evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca

.Acudir al médico (o avisar) en caso de fiebre, tos y dificultad para respirar, llamando con antelación si se encuentra en zonas donde se está propagando el virus o si se las ha visitado en los últimos 14 días

.Permanecer en casa si empieza a encontrarse mal, aunque se trate de síntomas leves como cefalea o rinorrea, hasta que se recupere, si se encuentra en zonas donde se está propagando el virus o si se las ha visitado en los últimos 14 días.

Los CDC (Servicios de Salud Pública) de distintos países han emitido recomendaciones específicas:

En cuanto al lavado de manos recomiendan hacerlo con agua y jabón restregando durante al menos 20 segundos, especialmente después de ir al baño, antes de comer y después de sonarse la nariz, toser o estornudar. También si están visiblemente sucias.

Si no hay agua y jabón disponibles, usar desinfectante de manos a base de alcohol, al menos, 60% de concentración.

Mascarillas: aquellos que sospechan que están infectados deben usar una mascarilla quirúrgica, especialmente cuando están en público. Se recomiendan también para quienes cuidan a alguien que pueda tener la enfermedad. En España son obligatorias para todos en cualquier espacio público.

La OMS advierte de que “no hay evidencia que demuestre que las máscaras protegen a las personas no infectadas con bajo riesgo y usarlas puede crear una falsa sensación de seguridad”.

También aconseja: La máscara debe cubrir boca y nariz y debe atarse minimizando el espacio entre ella y la cara. A la hora de quitarla debe también utilizarse la técnica adecuada, evitando tocar la parte delantera.

Por supuesto aconseja desinfectar manos después de manipularla y desecharla tan pronto como se humedezca.

A los profesionales de la salud recomienda las máscaras N95 ó FFP2 además de otros equipos de protección personal.

Autoaislamiento: Además de las medidas citadas, la OMS recomienda a las personas que sospechan que puedan padecer COVID19 restringir las actividades fuera del hogar, excepto para obtener atención médica.

. No ir al trabajo, escuela o áreas públicas. Evitar el transporte público o compartido.

. Separarse de otras personas o animales en el hogar. No compartir artículos personales, usar baño separado si es posible.

. Usar un limpiador doméstico para limpiar todas las superficies que se tocan con frecuencia ( mostradores, inodoros, picaportes, interruptores…) todos los días.

Distanciamiento social: Estas medidas incluyen cuarentenas, restricciones de viaje y cierre de escuelas, lugares de trabajo, estadios, teatros o centros comerciales. Las personas también pueden aplicar métodos de distanciamiento social, limitando los viajes, evitando áreas llenas de gente y alejándose físicamente de las personas enfermas. Los gobiernos ahora exigen o recomiendan medidas especiales en las regiones afectadas por el brote.

Hasta aquí, querido lector, un mínimo resumen de la información que existe respecto a la Pandemia que nos asola. Ojalá remita pronto. Reitero la recomendación de ampliarla por otras fuentes. Yo he usado fundamentalmente la Wikipedia y las recomendaciones de la OMS.

Valladolid 23 de noviembre de 2020

Máximo Durán Ramos