Centenario de la Escuela Superior de Telegrafía, o Escuela General, origen de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación. 1913-2013

 

Maria Victoria Crespo Gutiérrez.

Directora del Museo Postal y Telegráfico

Miembro de la Asociación del Amigos del Telégrafo de España.

 

En la primera década del siglo XX el Cuerpo de Telégrafos estaba constituido por unos tres mil profesionales que tenían a su cargo la explotación de la red telegráfica del Estado.

Desde las revistas profesionales, en especial desde El Telegrafista Español se venía reclamando la creación de una Escuela Superior para formar al personal que quisiera ingresar en Telégrafos y además realizar estudios superiores.
Fue la telegrafista y periodista Consuelo Alvarez, Violeta, quien recogía una vez más el sentir de sus compañeros de profesión y en un artículo titulado “El problema de Telégrafos” de 1913 escribía: “El Cuerpo de Telégrafos se debe constituir como una Compañía y hacer frente al problema de la cultura exigiendo una Escuela Superior de Telegrafía. Con esta medida, los funcionarios que quieran estudiar que estudien en la escuela y dirijan después la Corporación técnicamente, habrá otros funcionarios que la dirijan administrativamente y el resto constituirán “la necesaria masa de labor” que realizarán una tarea no tan brillante, pero igual de honrosa, útil e indispensable”.

El detonante de la creación de la Escuela Superior de Telegrafía en España fue la gran tragedia que supuso el hundimiento del Titanic y la falta de reglamentación sobre los operadores de radio que debían ir en todos los barcos. Por ello en el Congreso Internacional de Londres de 1912 se impuso a todos los países firmantes, entre ellos a España, la obligación de crear una Escuela Oficial donde se expidieran los certificados de suficiencia para la manipulación de este sistema de telecomunicación.

La Escuela General de Telegrafía o Escuela Superior fue creada por Real Decreto de 3 de junio de 1913, siendo ministro de la Gobernación Santiago Alba y Director General de Telégrafos Luis Armiñan. Tenía tres secciones: elemental de Radiotelegrafía, de Aplicación para ingreso en el Cuerpo de Telégrafos y de Estudios Superiores, es decir, en la Escuela se impartían los conocimientos necesarios para desempeñar todos los servicios de telecomunicación dependientes del Estado, en ese momento, Telegrafía, Telefonía y Radio.

En dicho Real Decreto se establecía que para poder aspirar a cursar Estudios Superiores en la Escuela y ser después ingeniero, los alumnos debían de ser Oficiales del Cuerpo de Telégrafos. En este Centro estudiarían ingeniería tres modalidades de alumnos:10 Oficiales que percibirían un sueldo sin prestar otro servicio, seleccionados de entre aquellos que aprobaran una oposición sobre las materias del primer curso.


Alumnos oficiales, sin sueldo y declarados supernumerarios en Telégrafos y Alumnos libres, Oficiales de Telégrafos, que se examinarían ante los Tribunales de los profesores de la Escuela de cada asignatura en los diferentes cursos.

 

 

 

 

 

 

 

Al finalizar los estudios los alumnos tendrían que aprobar un ejercicio de reválida que consistía en la ejecución de un proyecto sobre un tema relativo a una de las asignaturas de Electricidad y Telecomunicación.

Director y profesores de la Escuela Superior de Telegrafía o Escuela General .

Por lo que se refiere al Director y al claustro de profesores, según la normativa, el Director de la Escuela sería nombrado por el Ministerio de la Gobernación, a propuesta del Director General de Telégrafos, y los profesores accederían a la docencia por concurso.

El organigrama quedaba de la siguiente forma:

- Director de la Escuela.

- Siete profesores numerarios,

- Cuatro profesores auxiliares,

- Dos ayudantes mecánicos.

El Director percibiría una indemnización de 2.500 pesetas anuales, los profesores numerarios 2.000, profesores auxiliares 1.500 y los ayudantes mecánicos 1.000 pesetas.

Al cabo de unos meses, se designó a Juan G. López Cruz, Director de la Escuela General de Telegrafía y a una vez resuelto el concurso para el nombramiento de profesores quedó así el cuadro docente:

Profesores numerarios:

Antonio Nieto Gil profesor de Análisis Matemático, Geometría Analítica y Elementos de Geometría Descriptiva, licenciado en Ciencias fisio-matemáticas y Subdirector de Telégrafos y Jefe de Negociado de Teléfonos de la Dirección General.

Rafael Enamorado Álvarez-Castrillón profesor de Cálculo Diferencial e Integral, Licenciado en Ciencias y Oficial cuarto de Telégrafos.

Ramón Miguel Nieto profesor de Electricidad licenciado en Ciencias exactas y Jefe de Centro de Valladolid.

Félix Sanz Mancebo profesor de Telecomunicación licenciado en Ciencias fisio-matemáticas y Oficial tercero de Telégrafos.

Cayetano Tamames Fernández profesor de Mecánica y Resistencia de Materiales, ingeniero agrónomo y subdirector de Telégrafos.

Aurelio Suarez-Inclán profesor de Física y Química, Doctor en Ciencias Exactas, profesor auxiliar de la Universidad Central y Oficial tercero de Telégrafos.

Profesores auxiliares:

Gabriel Hombre y Chalbau profesor de Legislación de Telégrafos y Derecho Administrativo, abogado en ejercicio del Colegio de Madrid y académico de número de la Real de Jurisprudencia y Legislación.

José de los Reyes Prosper, profesor de Dibujo y Electricidad, licenciado en Ciencias y Oficial segundo de Telégrafos.

Esteban Compairé profesor de Dibujo y Matemáticas, estudiante del último curso de Ciencias y Oficial segundo de Telégrafos.

Inauguración del curso de la Escuela Superior de Telegrafía 1913-1914.

La revista El Telegrafista Español, Revista General de Telégrafos recogía en sus páginas la crónica de la inauguración oficial de la Escuela Superior de Telegrafía, el 20 de octubre de 1913, en el edificio del antiguo palacio de Montezuma, en la calle Ferraz de Madrid. Para los telegrafistas era un día importante, y estaban muy satisfechos, pues veían convertida en realidad una aspiración de muchos años. Pensaban que en la Escuela se formarían los elementos más valiosos de la Corporación de Telégrafos y no desertarían de sus filas por falta de ambiente intelectual y bajos sueldos.

La inauguración tuvo lugar a las once de la mañana y presidían el acto el Director General de Telégrafos Luís de Armiñán, en representación del Ministro de la Gobernación Santiago Alba, el Jefe de Sección Rafael Campos y el Director de la Escuela Juan López Cruz . En sus discursos las personalidades dieron las gracias al Ministro al ser el impulsor y artífice de la creación de la Escuela y hablaron de la importancia de la Telegrafía en la vida moderna, al comunicar, en minutos, a las personas, gracias al trabajo de los telegrafistas, que era apreciado por todas las clases sociales.

Una vez declarado abierto el curso en nombre del Rey Alfonso XIII y del Ministro de la Gobernación, las autoridades y el claustro de profesores recorrieron todas las aulas, deteniéndose en la Telegrafía sin Hilos, es decir, Radiotelegrafía, para enviar un telegrama al Rey informándole de la inauguración de la Escuela Superior de Telegrafía.

A la primera promoción pertenecieron los 16 ingenieros, que en su día habían sido seleccionados entre los Oficiales de Telégrafos, para cursar los estudios superiores. Entre otros proyectos, estos ingenieros, redactaron el Plan Nacional de Telefonía de 1917 de Francos Rodríguez y realizaron el traslado técnico desde la sede de la Central de Telégrafos, en las cercanías de la Puerta del Sol, al Palacio de Comunicaciones en el año 1922.

Estos son sus nombres por orden de puntuación: Luís Alcaraz, Luis Valdés, Lauro de las Cuevas, Fernando Labrador, Ramón María Sigüenza, José Barona, Alberto y Francisco Fernandez Pintado, Ernesto Barrio, Rafael Palma, Emilio Novoa, Fidel Rodrigo Serna, Juan Antonio Monroy, Eduardo Riaza, Jesús Sancristobal, Tomás Fernández Rivero y José García de Castro.

Escuela Oficial de Telegrafía ( 1920).

En 1920 con la promulgación de un Real Decreto de 22 de abril, se reforma la Escuela Superior de Telégrafos y se formaliza la titulación de Ingeniero de Telecomunicación. Se dan programas de enseñanzas específicas para obtener esta titulación.Las enseñanzas de la Escuela se dividían en los tres grados siguientes:

- Elemental, que comprendía las necesarias para la formación de los operadores de radiotelegrafía, radiotelefonía o cualquier otra especialidad que se pudiera crear para los auxiliares y los oficiales del Cuerpo de Telégrafos.

- Medio, para la formación de oficiales técnicos mecánicos.( para que atendieran las necesidades que Telégrafos tenía a su cargo: 147 redes de telefonía urbana y aportara técnicos a la industria española de telecomunicaciones).

- Superior, para la formación de ingenieros de telecomunicación.

Para poder aspirar a cursar Estudios Superiores en la Escuela y ser después ingenieros, los alumnos debían de ser Oficiales del Cuerpo de Telégrafos, tener acreditado dos años de servicio manejando aparatos de los sistemas morse, hughes y baudot y ser menor de 35 años.

La primera consecuencia de la creación de la enseñanza específica para ingenieros fue la reválida de los estudios superiores anteriores. La disposición transitoria 2ª del mencionado Real Decreto autorizaba a que se expidiera el título de Ingeniero de Telecomunicación a los que aprobaron aquellos estudios.

De este modo los alumnos de aquella primera promoción se convirtieron en los primeros Ingenieros de Telecomunicación. Por lo tanto, la Escuela Oficial de Telegrafía que apareció con el Reglamento de Telégrafos de 1913, es, de hecho, la primera Escuela de Ingenieros de Telecomunicación.

En 1921 y dentro de los actos conmemorativos del aniversario de la creación del Cuerpo de Telégrafos, tuvo lugar la entrega de los primeros títulos de Ingenieros de Telecomunicación en un acto solemne, celebrado el 14 de mayo, en el Salón de actos del recién inaugurado Palacio de Comunicaciones. El acto estuvo presidido por el Ministro de la Gobernación Conde Bugallal y el Director General de Telégrafos Conde de Colombí quienes pronunciaron sendos discursos.

En primer lugar, tomo la palabra el Conde de Colombí, Director General de Correos y Telégrafos que habló la gratitud que todos los telegrafistas tenía con el Ministro por haber refrendado un Real Decreto por el que se admitía de nuevo en la Corporación a aquellos a quienes se habían separado en 1918, debido a la participación en una huelga en la que se disolvió el Cuerpo de Telégrafos y se militarizó a los funcionarios.

Seguidamente, subrayó una idea, que España no podía reformar los servicios telegráficos sin los Ingenieros de Telecomunicación

A continuación Ramón Sigüenza habló en nombre de los ingenieros de Telecomunicación exponiendo que para lograr una nueva organización en Telégrafos había que buscar el punto de apoyo en el progreso de la Telecomunicación, en los especialistas de la electricidad. Los jóvenes ingenieros querían que se les concediera en lo técnico firmar sus proyectos, ser autores, tener plena responsabilidad desde que se concibieran dichos proyectos hasta que se ejecutaran, no querían ser burócratas.

Entendían que todas las comunicaciones a distancia debían pasar a manos del Estado y pedían que no se escatimaran medios para poner en funcionamiento el Laboratorio que ya estaba proyectado. Querían seguir estudiando, investigando y que todo su esfuerzo redundara en su trabajo en Telégrafos.

Tuvo Ramón Sigüenza unas palabras de agradecimiento a la Escuela en la que se habían formado y sobre todo a Ignacio González Martí, ilustre telegrafista supernumerario, que continuó con su labor de Director, en lugar de trabajar en la cátedra de Física de la Universidad Central de Madrid, y para Telégrafos como Corporación en la que querían seguir trabajando con entusiasmo.

Conde Bugallal Ministro de la Gobernación hizo suyas las palabras de sus antecesores, sobre todo, en la idea de que los ingenieros interviniesen en la práctica en los proyectos de Telégrafos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalizados los discursos recibieron el título de Ingeniero de Telecomunicación 26 ingenieros, de tres promociones, los que habían ido completando los estudios superiores de la Escuela. Es decir: Luis Alcaraz y Otaola, Fernando Labrador y Gardeta, Lauro de las Cuevas y Sánchez Tagle, Ramón María Sigüenza Salvador, José Barona Gurrea, Ernesto Barrio Media, Alberto Fernandez Pintado y Casero, Francisco Fernandez Pintado y Casero, Rafael Palma y García, Emilio Novoa y González, Eduardo Riaza y Tolosa, Fidel Rodrigo Serna y Ortega, Juan Antonio Monroy y Turienzo, Tomás Fernandez Rivero, Jesús Sancristobal y Reymundo.// José García de Castro y Raya, Francisco García y Amo, Ramón Vilanova y Bosque, Virgilio Oñate y Sánchez, Ángel Gómez Argüeso, //Francisco Moñino y Benitez, Emilio Serra y Calabuig, Emilio García de Castro y Raya, José Maria Clara y Corella , Rufino Gea y Sacasa y Francisco Villa y Zubeldía.

 

 

 

 

 

 

La década de 1920 a 1930 fue decisiva para la profesión de Ingeniero de Telecomunicación, que tuvo dos partes. Hasta 1924 parecía que la telefonía, e incluso la radio, iba a girar alrededor del Cuerpo de Telégrafos ya que tenía a su cargo 147 redes telefónicas urbanas. Además, existía el Proyecto de Francos Rodríguez de crear una Empresa Nacional y estaban a punto de vencer algunas concesiones importantes. En Europa se habían creado entidades públicas que unían Correos, Telégrafos y Teléfonos, y parecía que en España iba a suceder lo mismo.

Sin embargo en 1924 el Estado concedió el monopolio de la telefonía a la Compañía Telefónica Nacional de España, y le cedió todas las redes telefónicas que explotaba Telégrafos. Un año después en el Escalafón de Telégrafos figuran 28 ingenieros de los cuales 12 están como supernumerarios, entre ellos el número uno de la promoción Luis Alcaraz Otaola al que había contratado Telefónica.

Escuela Oficial de Telecomunicación (1930)

En septiembre de 1930 la Escuela Oficial de Telegrafía se reorganizó y pasó a denominarse Escuela Oficial de Telecomunicación. Abrió sus puertas a personal ajeno al Cuerpo de Telégrafos. En adelante podrían cursar sus estudios de ingenieros los españoles o extranjeros que fueran autorizados por la Dirección General de Telégrafos.

Después de la Guerra Civil, la Escuela Oficial de Telecomunicación al quedar completamente demolido el edificio del Palacio de Montezuma, trasladó su sede de forma provisional a la Calle Conde de Peñalver de Madrid, al edificio donde Telégrafos tenía los Talleres y el Laboratorio.

Escuela Oficial de Telecomunicación (1953)

En 1943 se proyectó un edificio para Escuela en los terrenos que Telégrafos había adquirido en Conde de Peñalver, 19, junto a los Talleres y Laboratorio de Telégrafos. Su arquitecto fué Luis Lozano y el aparejador Emilio Calvo. A diferencia de todos los anteriores, estaba construido expresamente para albergar a la Escuela. La inauguración se hizo coincidir con la entrega de títulos a la XXVI Promoción de Ingenieros y con el curso académico 1953-1954.

En la revista de Telecomunicación de junio 1955 se describen las distintas instalaciones de la Escuela: “el edificio con 5 plantas y sótanos. En la primera planta se levanta un patio central y aulas laterales; en la segunda la Dirección Secretaría y oficinas, con centrales automáticas de estudios, equipos de transmisiones de radio, aparatos primitivos telegráficos del siglo XIX, transmisiones para teletipos y fototelegrafía; en el laboratorio existe un equipo de radar, tipo marino, y un banco de pruebas para el estudio de la propagación de micro-ondas”. Un total de 2.602 metros cuadrados y una inversión de 10.000.000 de pesetas.

Impartían clases, por aquel entonces, 21 profesores numerarios y 18 auxiliares. Estaban matriculados 250 alumnos de las especialidades de Ingeniería de Telecomunicación, Ayudantes de Telecomunicación con las especialidades de Radio, Líneas y Centrales, así como los alumnos de la Escuela de Radiotelegrafía de primera y de segunda. El Director de la Escuela era Emilio Novoa

Por la Ley de Ordenación de las Enseñanzas Técnicas, de veinte de julio de 1957, pasaron todas las Escuelas Técnicas a depender del Ministerio de Educación y Ciencia. Es decir se integró la enseñanza técnica dentro del resto de las enseñanzas.

La Ley estableció, por primera vez, una Escuela específica para Ingenieros de Telecomunicación, la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación y otra específica de Peritos de Telecomunicación la Escuela Técnica de Peritos de Telecomunicación.

Nueve años más tarde, otra Orden Ministerial, de 29 de Septiembre de 1966, volvía a cambiar la denominación por la de Escuela de Ingeniería Técnica de Telecomunicación.

Sin embargo, en la práctica, en los primeros años sólo había una Escuela Oficial de Telecomunicación, que estaba situada en la calle de Conde de Peñalver número 19, en Madrid.

En 1965 Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación se traslada a un edifico propio a la Ciudad Universitaria de Madrid y hasta 1972 no se trasladan definitivamente los alumnos y profesores de Escuela de Ingeniería Técnica de Telecomunicación a su sede actual en el Campus Sur de la Universidad Politécnica de Madrid.

Uno de los profesores que impartió clases a los Ingenieros Técnicos fue Sebastián Olivé Roig, telegrafista, ingeniero, investigador y escritor de la Historia de las Comunicaciones, quien volvió a la Escuela en 2004, como Presidente de la Asociación de Amigos del Telégrafo de España, y la casualidad quiso que el despacho de la segunda planta que ocupaba Sebastián Olivé para recibir a sus alumnos en tutorías, fuera el mismo despacho que hoy es la sede de la Asociación.

En el salón de actos de la Escuela, la Asociación de Amigos del Telégrafo presidida por Sebastián Olivé, ha venido rindiendo homenaje, de forma ininterrumpida, a la mujer telegrafista, bajo el epígrafe Memorial Clara Campoamor: Con la figura de esta telegrafista y su fecha de nacimiento, se quiso difundir aspectos de su vida profesional menos conocidos, como pertenecer por oposición, a la primera generación de mujeres telegrafistas, pioneras en ingresar en la Administración española en 1909.

Junto al Memorial se ha celebrado también desde 2006, el proyecto cultural Los Telegrafistas y el Arte para poner de manifiesto como muchos telegrafistas han dedicado parte de su vida, con gran éxito, a escribir novela y teatro, a la pintura, a la fotografía, a la filatelia o al séptimo arte.

El día del Memorial Clara Campoamor es un día de fiesta para los telegrafistas, por ello, además de realizar actividades culturales la Asociación se hace entrega de dos condecoraciones muy especiales: la Insignia de Telégrafos a personas que han prestigiado con su obra la Corporación Telegráfica y el “KDO” insignia que reciben los telegrafistas, que han desempeñado, con especial dedicación, su profesión.

Este año 2013 la Asociación de Amigos del Telégrafo quiere celebrar el Centenario de la Escuela Superior de Telegrafía, origen de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación, con varios actos conmemorativos que realcen el pasado y el futuro de las Comunicaciones, con conferencias, publicaciones y todo ello se va a dedicar al Maestro, al historiador riguroso, Sebastián Olivé, recientemente fallecido, con quien la historia de las telecomunicaciones españolas tiene una deuda de gratitud.

Bibliografía

- Anuario General de Telégrafos de 1914. Madrid, Imprenta de Hijos de T. Minuesa y de los Ríos, 1914.

- Real Decreto de 3 de junio de 1913 que crea la Escuela General de Telegrafía.

- El Telegrafista Español. Revista General de Telégrafos. 22 4-1913

24-6-1913; 12-10-1913; 14-1-1915(Reglamento de la Escuela de 24-12-1914)

- El Telégrafo Español. Revista Profesional y Técnica Ilustrada 30-5-1921.

- OLIVE ROIG, Sebastián Prehistoria de la Profesión de Ingeniero de Telecomunicación y de sus Escuelas. Madrid, ETSI Telecomunicación UPM, 1998.

Fotografías:

1. Consuelo Álvarez Pool. Telegrafista y Periodista.

2. Santiago Alba Ministro de la Gobernación. 1913.

3. Luis de Armiñán. Director General 1913.

4. Juan López Cruz. Director de la Escuela. 1913.

5. Sala de Telegrafía sin Hilos. Palacio de Montezuma.

6. Primera promoción de ingenieros de Telecomunicación.

7. Primer ingeniero de Telecomunicación. Luís Alcaraz.

8. Sala de prácticas de Hughes de la Escuela 1921.

9. Título de ingeniero de Telecomunicación a nombre de Luís Alcaraz.

10. Salón de Actos del Palacio de Comunicaciones donde se entregan los títulos.

11. Segunda promoción de ingenieros de Telecomunicación

12. Tercera promoción de ingenieros de Telecomunicación.

13. Fachada del edificio del la Escuela Conde Peñalver en obras. 1953.

14. Entrada al Vestíbulo del edificio del la Escuela Conde Peñalver en obras. 1953

15. Edificio del la Escuela Conde Peñalver, 19 Madrid

16. Escudo en las vidrieras del edificio Escuela Conde Peñalver, 19. Madrid

17. Sebastián Olivé. Presidente de la Asociación de Amigos del Telégrafo.

18. Cartel anunciador del Memorial Clara Campoamor. Mujer Telegrafista.

19. Sebastián Olivé, preside en el Salón de Actos de la Escuela, la entrega de premios del I Concurso Nacional de Morse. 2012.