Mario Oralino Álvarez Hernández, falleció el miércoles 11 de enero, víctima de un cáncer de pulmón. Este año, el día 7 de mayo hubiera cumplido 84 años.

Quienes le hemos acompañado en toda su trayectoria profesional y posteriormente en la Asociación de Amigos del Telégrafos de España, conocemos su indiscutible capacidad técnica y profesional, así como su honradez y maneras para hacer amigos.

Siempre estuvo implicado en todas aquellas acciones que servían para favorecer a los compañeros, como los primeros movimientos y organizaciones sociales y sindicales. En la recuperación del patrimonio de la Benéfica de Telégrafos y otras actividades siempre tendentes a beneficiar a los más perjudicados.

Desde el primer día, donde estudiamos la formación de una Asociación de Telegrafistas y amigos de los Telegrafistas, conté con la aportación y participación activa de mi amigo Mario. Siempre presente en todas las Asambleas Generales que celebrábamos en todos los rincones de España. A la pregunta de ¿han llegado ya los Canarios?, siempre una contestación, aquí estamos presentes y preparados para participar activamente en esta reunión y convivencia de una semana con los diversos compañeros procedentes de toda España. Con los que disfrutaba durante esos días.

Mario Oralino era el Delegado de la Asociación de Amigos del Telégrafo en Canarias. Era poseedor de uno de los tres únicos KDOS de oro que la Asociación ha concedido. El primero a Sebastián Olivé y ese mismo día a él, en un emotivo acto celebrado en Tenerife, como consecuencia de la VIII Asamblea General de la Asociación. Asamblea que estuvo precedida de unos días envidiables de visita por la Isla de Tenerife.

Desde su Tenerife querido, trataba de organizar cada año una comida, que servía como reunión de los Telegrafistas, procurando que fuera durante el mes de diciembre, con el fin de brindar por las fiestas, por el nuevo año y también distribuir la Lotería de la Asociación, que previamente había encargado. Este año, me llamó por teléfono, hace unos días, para pedirme que le enviara la lotería, le remití la que nos quedaba, menos de lo que habitualmente él pedía. Me decía ¡aquí está lo que queda de tu amigo Mario!

Mario quedará siempre en nuestra memoria y en nuestros corazones, nunca habrá desaparecido, siempre estará con nosotros y con su Asociación. A los compañeros de la Asociación, nos quedará grabado el recuerdo de su entrañable personalidad y de su optimismo por encima de los problemas cotidianos, inmortalizados por las cámaras fotográficas.

Nuestro sentido pésame, a sus hijos a su viuda a su familia a todos los compañeros canarios por tan sensible pérdida.

¡Adiós compañero, amigo, hermano, hasta luego, hasta mañana, hasta siempre!

Imágnes de Mario Oralino en la Asamblea General de la Asociación celebrada en Tenerife en 2012: MARIO ORALINO