Con motivo de la victoria de la Gran Bretaña y sus aliados en la Segunda Guerra Mundial, Winston Churcill recibió de España a través del duque de Alba, en diciembre de 1945, un original regalo. Consistía en la cabeza de un toro bravo lucero lidiado por Manolete en Valencia, de nombre Perdigó y testud negra, en la que el torero había grabado en blanco la V de la Victoria. Churchill agradeció por carta el trofeo a Manolete.

Cuando Churchill, en el verano de 1947, conoció la muerte de Manolete por la cogida en un toro en la plaza de Linares, envió un telegrama a Doña Angustias, la madre del famoso torero, manifestándole sus condolencias por el trágico suceso. El telegrama decía:

«Señora, estoy muy apenado al conocer la trágica muerte de su hijo en Linares, y quiero enviarle la expresión de mi más profunda simpatía. Me conmoví al recibir el noble trofeo de su hijo soberbiamente matado en la plaza de toros, enviado a mí con ocasión de nuestra victoria en Europa. Quiero añadir mis sinceras condolencias a todos los reconocimientos que Vd. ha recibido. Sinceramente suyo. Winston Churchill».

Fuente: abc.es