En 1838 Morse había perfeccionado ya su código de señales a base de puntos y rayas. Intentó implantar líneas telegráficas en Estados Unidos y en Europa pero estos intentos fracasaron. Por fin, Morse consiguió que el Congreso de su país aprobara un proyecto de ley para construir una línea telegráfica de 60 km, con un presupuesto de 30.000 dólares.

Varios meses después, el proyecto fue aprobado y se construyó una la línea de 37 millas entre Baltimore y Washington. El 1 de mayo de 1844 se efectuó una importante demostración cuando se telegrafió la noticia de la nominación de Henry Clay para presidente en el Partido Whig, desde su Convención en Baltimore al Capitolio en Washington.