Recogemos a continuación una reseña del sitio web rusadas.com sobre El Museo Central del Telégrafo de Moscú, en la que habla sobre la línea de telégrafo óptico más larga del mundo, que fué construida por un español, el ingeniero Agustín de Betancourt.

Algunas implementaciones de lineas de telegrafía óptica más memorables de Rusia fueron implementadas por el español Agustín de Betancourt, como inspector del Instituto del Cuerpo de Ingenieros de Comunicaciones en San Petersburgo. Tras el paso de Betancourt, fue precisamente en Rusia donde se construyó la línea de telégrafo óptico más larga del mundo, uniendo San Petersburgo y Varsovia, con sus 1.200 kilómetros unidos por 149 estaciones equipadas con espejos y lámparas y a través de las cuales un mensaje podía llegar a su destino en unos 22 minutos.

Para los que no lo sepan y pasen a visitar el Hermitage, sito en el Palacio de Invierno de San Petersburgo, la primera estación de dicho telégrafo óptico se encuentra en una pequeña torre situada en una esquinilla de dicho palacio, que se muestra en laimagen.

El declive del telégrafo óptico comenzó con la construcción de la primera línea de telégrafo eléctrico en 1852 uniendo Moscú y Petersburgo.